piscinas con sal

Piscinas con sal

El mantenimiento de las piscinas es una actividad absolutamente necesaria para preservar la salud de los usuarios de las mismas. Afortunadamente, la reciente implementación de las piscinas con sal (cloruro de sodio) ha simplificado este mantenimiento.

De este modo, se consigue que el agua de las piscinas se mantenga durante más tiempo libre de gérmenes, microorganismos, virus, bacterias, hongos y algas. Cuando tradicionalmente, este procedimiento requiere el empleo de filtros y soluciones de cloro, bromuro y peróxido de hidrógeno.

Las piscinas con sal han traído una gran cantidad de ventajas, con relación a las piscinas tradicionales, que te iremos explicando detalladamente a lo largo de este artículo. Por otra parte, la venta de sal para piscinas se ha incrementado notablemente, en la medida en que se ha ido adoptando este sistema tanto en nuestro país como a nivel internacional.

En las piscinas con sal se emplea la electrólisis del agua para producir el cloro natural necesario para reducir al mínimo la presencia de bacterias, virus, hongos y gérmenes en el agua. De esta forma, no será necesario añadir cloro externamente, como se hace en las piscinas tradicionales.

A partir del año 1800, científicos como Alessandro Volta, William Nicholson, Anthony Carlisle y Michael Faraday descubrieron y sentaron las bases que explican los procesos electrolíticos. Sin embargo, el uso de la electrólisis en piscinas con sal comenzó hace aproximadamente unos 30 años y va en aumento, gracias a sus reconocidas ventajas.

¿Cuánta sal tiene una piscina con sal?

Lo normal en una piscina con sal es una concentración de aproximadamente 5 gramos por litro de agua. Una piscina puede tener entre 36 y 64 metros cúbicos de agua, lo cual equivale a 36000 y 64000 litros, respectivamente.

Por lo tanto, necesitarás entre 180 y 320 kilogramos de sal para cada caso. Lo anterior es solo un ejemplo, ya que las piscinas pueden ser más pequeñas o más grandes.

Es recomendable emplear una sal de cloruro de sodio (NaCl) lo más pura posible, ya que las sales de calcio y magnesio, contenidas en bajas proporciones, crean muchos problemas en los sistemas de drenaje de las piscinas.

En Pirenosal disponemos de sal pura de máxima calidad para el mantenimiento de piscinas con sal.

¿Qué necesito instalar para tener una piscina con sal?

Toda piscina tiene un sistema de llenado, drenaje, filtrado y recirculación del agua. Para estos fines, cuenta con tuberías, bomba y filtro. Los equipos comerciales para piscinas con sal vienen diseñados para intercalarse con dichos sistemas, sin que sea necesario realizar grandes y costosas modificaciones.

El clorador salino de las piscinas con sal es el equipo que permite el funcionamiento de las mismas. Este está compuesto del panel de control electrónico y de la célula de electrólisis.

La célula de electrólisis se intercala en la tubería de retorno de agua y está compuesta de electrodos de titanio, los cuales están en contacto con el agua y realizan la descomposición electrolítica de la misma.

El panel de control electrónico excita con corriente eléctrica a la célula de electrólisis, para producir hipoclorito de sodio, ácido hipocloroso y gas cloro. Estas sustancias llegan rápidamente a la piscina para eliminar bacterias, gérmenes, hongos y virus.

Finalmente, antes de poner en servicio el clorador salino, deberás comprar, en establecimientos de venta de sal para piscinas, los sacos de sal para vaciarlos en la piscina y diluirla completamente. Sin la sal, el clorador salino no podrá realizar su función electrolítica.

Beneficios de las piscinas con sal

Todas las sustancias producidas en el clorador salino tienen una breve permanencia en la piscina con sal, ya que reaccionan nuevamente entre sí y se transforman en solución salina, posteriormente. Esto trae muchos beneficios, los cuales pasamos a detallar.

Ahorro de cloro

Como puedes notar, no necesitarás comprar cloro diluido o en pastillas, por lo cual irás compensando a mediano plazo los costes del clorador salino. Además, se estima que el ahorro en gastos generales de mantenimiento alcanza el 80 %.

Por otra parte, la manipulación y almacenamiento del cloro para piscinas tradicionales requiere de ciertas medidas de seguridad, ya que los vapores son tóxicos y muy corrosivos.

Además, el cloro en pastillas o diluido no es puro y viene acompañado de otras sustancias estabilizantes. Estos estabilizantes son cloraminas e isocianuros, que terminan depositándose en el suelo, paredes, bomba y tuberías.

Evita molestias a los usuarios

Las personas que practican deportes acuáticos, y que, por lo tanto, deben permanecer en la piscina durante muchas horas, pueden sufrir grandes molestias por irritaciones en las mucosas de los ojos, la nariz y la boca. La causa de estas molestias es el cloro añadido al agua en pastillas o soluciones.

En las piscinas con sal ya no habrá problemas con la irritación de los ojos y la resequedad de la piel y el cabello. Esto es posible porque las sustancias producidas en el clorador salino se transforman nuevamente en solución salina, al cabo de varios minutos. Por lo cual, los usuarios no están expuestos durante mucho tiempo a las mismas.

Por otra parte, la concentración típica de sal es muy baja para causar molestias a los usuarios. Si se compara con la salinidad del agua marina, el agua de las piscinas con sal apenas tiene 10 % de concentración de sal. Se estima que la sal del agua de la piscina es equivalente a la sal contenida en una lágrima.

Evita la decoloración de los trajes de baño

Con mucha frecuencia, los usuarios de las piscinas tradicionales han notado que los trajes de baño pierden su color en poco tiempo. Esto se debe a la acción del cloro en los pigmentos colorantes de la ropa. Afortunadamente, con el uso de las piscinas con sal, este problema queda superado.

La sal es un producto ecológico

La sal es un producto natural que no ocasiona contaminación al medio ambiente. Además, la sal es fácil de almacenar y no es tóxica para el ser humano. Sin embargo, el cloro sí es muy tóxico y debe ser almacenado con mucho cuidado. Además, para manipular el cloro deberás emplear accesorios de seguridad, tales como guantes, gafas y máscara.

La venta de sal para piscinas no ocasiona daños en el medio ambiente, ya que la misma se extrae de las grandes minas subterráneas o directamente del mar. Además, la sal es un producto completamente reciclable.

Facilidad de instalación

No solo es de fácil instalación, sino que se utiliza cómodamente. El clorador salino viene diseñado para instalarse sin problemas en las piscinas tradicionales, pero siempre es conveniente que lo instale personal técnico con experiencia, que garantice un trabajo de fontanería libre de fugas y una correcta instalación eléctrica.

El clorador salino tiene un control automático y funciona en conjunto con la bomba del sistema, a la salida del filtro. Por lo general, puede funcionar con una programación de tiempo, sin que sea necesario un operario.

Mejora la flotabilidad de las personas con una piscina con sal

El agua salada de las piscinas tiene mayor densidad que el agua dulce, por lo cual las personas perciben una mayor facilidad para mantenerse a flote. Esta característica es recomendable para niños y personas mayores, las cuales se sentirán más seguras en la piscina.

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − uno =

Abrir chat