Nuestros productos

Sal para la Industria Electroquímica

La electroquímica es una subdisciplina de la química que se encarga de estudiar y generar la transformación entre energía eléctrica y energía química. La sal industrial, como se puede intuir, tiene un papel importante en esta industria, sobre todo en los procesos de electrólisis.

Contacta con nosotros
Te proporcionamos las mejores soluciones y productos
Nuestras ventajas
Poporcionamos productos de primera calidad
sal industria electroquímica

Qué es la electrólisis

La electrólisis es un procedimiento de naturaleza química que disgrega diversos elementos de una composición a través de la electricidad. En este proceso se liberan electrones por los aniones en el ánodo (oxidación), y se atrapan electrones por los cationes en el cátodo (reducción).

Para realizar la electrólisis, se aplica electricidad con electrodos conectados a una fuente eléctrica, sumergidos en una disolución (elaborada con sal para la industria electroquímica).

Cada uno de los electrodos atrae a iones de carga opuesta, de modo que los aniones (iones negativos) son atraídos hacia el ánodo, y los cationes (iones positivos) van hacia el cátodo.

Así, en los electrodos se ejecuta una transferencia de electrones que produce nuevas sustancias. Los aniones dan electrones al ánodo (polo +) y los cationes le quitan electrones al cátodo (polo -). 

La electricidad es la que provee de energía a todo el proceso. De esta forma, la electrólisis es un procedimiento ampliamente extendido en la industria. 

Con ella se separa el cloro y el sodio de la sal, generando cloro y sosa cáustica; del agua de mar se separa el cloruro de magnesio por cristalización fraccionada, quedando el magnesio en estado metálico.

La venta de sal para la industria electroquímica es uno de los renglones más abultados de este elemento, pues como se ha visto, la electrólisis se aplica a infinidad de procesos industriales.

Por ejemplo, para recubrir metales de bajo costo con otros de mayor valor y propiedades; para obtener cobre metálico puro; para recubrir algunos plásticos de metal (como cobre).

También para producir aluminio, magnesio, sodio y potasio; hidróxido de sodio, clorato de sodio o clorato de potasio y ácido clorhídrico. Se usa asimismo para producir hidrógeno, que tiene infinidad de usos industriales, y para producir hipoclorito, usado en la cloración de las piscinas.

Abrir chat