PRODUCTOS

Sal para curtidos de piel

El uso de sal para el curtido de pieles es tradicional. Para curtir pieles se requiere de un proceso con varias fases, que son la preparación de los cueros, o curación, el curtido propiamente dicho y la terminación de las superficies.

SAL PARA CURTIDO DE PIEL
Nuestras Sales Industriales

Sal para el curtido de la piel

La calidad de la sal para la industria del curtido de piel es esencial. Esta sal no debe contener impurezas. Nuestra sal industrial de alta calidad consigue un excelente curtido de pieles

Mechanical Engineering
Flexible manufacturing

El salado se puede realizar con sal húmeda, y en estos casos el cuero fresco se coloca en una estiba de sal y llevado a bodegas donde se apilan. 

El tiempo del salado es de 21 días, y cuando el proceso se hace correctamente el cuero puede conservarse hasta un año. Para este proceso nuestra sal de alta calidad es la más adecuada.

1200
+

Expert Employed

1500
+

Haappy Clients

350
+

Awards Wining

15800
+

HAPPY CLIENT

Nuestras ventajas

Sal para el curtido de la piel

pirenosal-variedad-sal-industrial-del-pirineo-primera-calidad
Contacta con nosotros
Te proporcionamos las mejores soluciones y productos
Nuestras ventajas
Poporcionamos productos de primera calidad
pirenosal-empresa-huesca-sal-industrial-pirineo-primera-calidad

Curtido de pieles y sus fases

La venta de sal para el curtido de pieles es tradicional. Para curtir pieles se requiere de un proceso con varias fases, que son la preparación de los cueros, o curación, el curtido propiamente dicho y la terminación de las superficies.

Para comenzar el curtido hay que secar primero los cueros. Debe ser al aire libre y al sol, colgando los cueros en sogas (pero así quedan marcas). Lo recomendable es extender las pieles en bastidores y dejándolas secar al sol o a la sombra.

Para preparar las pieles se utiliza sal industrial, pues la primera fase es precisamente el salado, que a su vez da lugar a las saleas. La salea es la pieza de cuero ya salada y secada.

El salmuerado es otro sistema de conservación. Los cueros se sumergen en contenedores llenos de salmuera durante 48 horas o más; luego se retiran, se escurren y se les agrega más sal como protección.

Para el curtido, las pieles se limpian de pelos, que se puede eliminar con una máquina y luego a mano, retirando los restos con un cuchillo romo. Este proceso se llama labrado.

Hay que limpiarlas bien de pelos, grasas y sal, remojándolas desde 6 horas a 2 días, agregando biocidas para evitar el crecimiento bacteriano.

Para curtirlas, se sumergen (estiradas en bastidores) en una solución con concentraciones crecientes de taninos, que pueden ser de quebracho, roble, cerezo, mangle o castaño, entre otros.

Cuando se curte la piel de forma vegetal resulta mucho más flexible. Suele usarse para tapicerías y maletas.

En el curtido mineral se usa cromo, y las pieles adquieren un color azul. Los cueros así curtidos son de gran calidad y destinados a prendas de vestir.

La terminación de las superficies se refiere a que luego las pieles, dependiendo de la finalidad, pueden ser enceradas, lubricadas, inyectadas con aceite o teñidas.

Abrir chat